La exposición al sol, la contaminación, los alimentos que tomamos, la cantidad de agua que bebemos, el descansar o no de forma correcta, todo nos influye por dentro y se hace ver por fuera. Los cuidados naturales para nuestra piel son un básico imprescindible para lucir sanos y radiantes.

Podemos ayudarnos de muchas formas naturales y sencillas. Ante todo mantenerse bien hidratados y llevar una alimentación equilibrada llena de frutas y verduras favorecerá a todo nuestro organismo, y en consecuencia a la buena salud del cabello o de nuestra piel.

El consumo de algunas infusiones como el té verde, la manzanilla, el romero, la lavanda o el té blanco es muy positivo, ya que todas ellas cuentan con propiedades excelentes para mantener la piel saludable, proporcionarle más vitalidad y humectar la piel desde las capas más profundas hasta las más superficiales.

Algunos cuidados naturales para tu piel, económicos y fáciles

Exfoliante

Miel y azúcar para eliminar suciedad y pieles muertas. La miel es conocida por sus propiedades antibacterianas y de hidratación, mientras que el azúcar puede ser utilizada como exfoliante. Si mezclas estos elementos, tendrás un exfoliante hidratante o una mascarilla que exfolia la piel. Esta mezcla se puede hacer fácilmente y puede ser aplicada en menos de media hora.

Mascarilla

Mascarilla de miel.¿Quieres tener la piel tersa y suave? Aplica la miel uniformemente por todo tu rostro. Déjala durante quince minutos y luego retírala con agua fría. Ya verás qué bien se siente.

Mascarilla de rosas para lograr mayor juventud. Pues sí, era cierto lo que contaban las mujeres en la antigüedad, algo tan efímero como una rosa conserva el secreto de la eterna juventud. ¿Deseas probarlo? Pues tritura los pétalos de cinco rosas frescas hasta hacer una pasta y déjala actuar en tu rostro durante 15 minutos. Retírala con agua fría ¡Y verás los resultados!

Mascarilla de Limón contra las manchas. El limón es la fruta de los mil usos ¡quién se iba a imaginar que también elimina las manchas! Pues bien, mezcla una cucharada de miel de abejas con otra de zumo de limón, aplícala con un algodoncito en la piel del rostro y déjala durante 20 minutos. Retira la mascarilla con un algodoncito y agua mineral. Ten cuidado de limpiarla bien pues la exposición al sol de la piel con limón provoca manchas.

Hidratación

Pepino para hidratar. No te imaginas los cambios que puede lograr tu piel, sobre todo si has tomado demasiado el sol en un día de playa. Pela un pepino y muélelo bien fino hasta obtener una pasta (no te olvides de guardar dos rodajitas para tus ojos), extiéndela por todo tu rostro y descansa por 15 minutos. Retira con abundante agua fría y veras tu piel fresca y humectada.

 

María Lagares

 

 Antik new concept. El espacio de los nuevos creadores