Y casi sin darnos cuenta hemos pasado ya 20 semanas de embarazo, la mitad de esta aventura. Desde que decidimos que era el momento para ser papás la verdad es que no podíamos imaginarnos la montaña rusa de emociones por las que atravesaríamos.

Javi y yo estuvimos un tiempo buscando el bebé, tiempo que nos dió cada vez más ganas de tener un hijo y que gestionamos con muchas ganas y positivismo. Lo bueno siempre se hace esperar….

Tras este período llega el test positivo. Era septtimbre, estabamos recién llegados a casa de nuestras vacaciones en Galicia y yo llevaba unos días de retraso. Dando un paseo por cerca de casa, hablamos del tema y dijimos…¿Y si nos hacemos un test? Decidimos ir a la farmacia, que nos quedaba de camino a casa. Allí cogimos un test, nos ofrecieron varios tipos pero cogimos el más básico…la verdad no acababamos de creernos lo que iba a suceder en realidad (al día siguiente volví a por otro que indica las semanas de las que estás embarazada).

Llegamos a casa y estuvimos a otra cosa, cenamos con calma y nos pusimos los pijamas. Pero antes de irnos a cama dijimos…¡vamos a hacerlo!. La verdad es que al momento se nos marcaron las dos rayas (positivo), nos reíamos y evitábamos mirarnos hasta que no pasase el tiempo indicado en la caja del test…¡Un show vamos! Y en efecto, era positivo.

test positivo embarazo

Que sensación tan única nos entró en el cuerpo. No sabíamos si irnos a cama, saltar, bailar o achucharnos sin cesar. Me sentí feliz y muy frágil a la vez, le decía a javi: ¡Ay! no voy a moverme mucho por si está aún enganchándose bien o algo… Por suerte esa sensación se me fue sin más, ya que al día siguiente estaba como en una nube….

Pido vez en la ginecóloga para confirmar embarazo y ver que todo esté bien, pero toca esperar poco más de una semana. Comienzo a tener cada día muchas ganas de hacer pipí cada nada de tiempo, el cuerpo con cierto revoltijo llevadero y hambre y sed mayor de lo habitual, lo que me duró los tres primeros meses.

primera eco

Tras la visita a la gine, ¡Toca ir contando la noticia! Abuelos, tíos, primos, amigos…..Cuanta alegría e ilusión por todos lados. A medida que pasan los días y los meses me voy poco a poco creyendo que un bebé está aquí dentro de mi; puede sonar raro pero no es fácil sentir que todo esto tan bonito está pasando de verdad.

En mi caso me salió tripa muy rápido, a los 3 meses (incluso antes) ya se me notaba el embarazo, y la tripa fue creciendo progresivamente (y lo que me queda). En torno a los tres meses tuve las primeras sensaciones del bebé…esas mariposas que le llaman, que para mi son como caricitas/cosquillitas por ahí dentro. Y de repente eso se convierte en pequeños golpecitos dentro de mi tripa, que siento a diario y que me hacen tan feliz. La noche de navidad Javi tenía puesta su manita en mi tripa y le sintió por primera vez, ¡fue emocionante!. Ahora cada noche se tumba en cama a mi lado y le siente; yo suelo dormirme prontito y parece ser que mientras duermo Javi nota mucha fiesta ahí adentro. ¡Me encanta que ya tengan ese ratito los dos!

antik-new-concept-el-espacio-de-los-nuevos-creadores-embarazo

En la eco de los 3 meses ya nos confirmaron sexo, ¡un niño! ¡Es un Teo!. La verdad es que nos lo puso muy fácil, ya que desde que Javi y yo nos conocemos teníamos claro el nombre si algún día teníamos un niño, lo que no nos pasaba con los de niña ya que hemos ido cambiado de parecer a los largo de los años.

Pasado el primer trimestre, donde contuvimos las ganas a tope aunque algo picamos, comenzamos a preparar sus cositas. Queremos hacerlo con calma y disfrutando, así que comenzamos a comprar los muebles para su habitación, a decorarla, algo de ropita, el carrito…aún nos quedan un montón de cosas, pero es un placer llegar a casa y verle ya su habitación tan dulce.

Para cuidar mi cuerpo, sobre todo mi espalda, cumplido el primer trimestre comencé en pilates. Está siendo una experiencia genial, ya que voy con otras chicas que están en mi misma situación y nos contamos dudas, miedos, alegrías y nos reímos mucho haciendo los ejercicios.

Y así sigue esta dulce espera, disfrutando del segundo trimestre que dicen es el mejor de todos.Es una suerte poder vivirlo sin molestias ni sustos o problemas. En nuestro caso, 20 semanas de fortuna.

HAPPY MUM

 

María Lagares

 

Antik new concept. El espacio de los nuevos creadores