San Juan y sus rituales imprescindibles

Coincidiendo con el solsticio de verano, en la noche de San Juan se conmemora el triunfo de la luz sobre la oscuridad con un montón de rituales para ayudar a alcanzar nuestros deseos. Es la noche más corta del año, una velada cargada de simbolismo y nuevos deseos  alrededor del fuego y el mar, que actúan como purificantes.

El origen de esta tradición es pagano -y mucho más antiguo que su celebración cristiana- y se basaba en la conmemoración de la llegada del día más largo del año. Para celebrarlo, lo tradicional era encender hogueras para purificar el Sol y darle fuerza ya que a partir de ese día todos los días irían haciéndose más cortos hasta llegar al siguiente solsticio, el solsticio de invierno.

Hay un eterno debate en torno a cuándo es la noche de San Juan. En Alicante la cremà de las Hogueras se celebra el 24 de junio, pero en un montón de sitios, como en Coruña dónde yo las viví tantas veces,  la noche del fuego tiene lugar el 23 de junio. No obstante, en los últimos años se ha popularizado cada vez más celebrar también la noche del 23 en Alicante con pequeñas hogueras en la playa.

La noche de San Juan es una noche mágica, dónde el fuego, el agua y las hierbas forman un eje fundamental cargado de simbolismo y rituales.

Fuego, agua y hierbas. Los tres elementos más simbólicos en esta noche. Veamos que nos aporta cada uno y los rituales más populares:

Fuego, purificador. Saltar por encima de la hoguera aleja los malos espíritus. Por ello, uno de los rituales consiste en saltar varias veces, siempre un número impar, la hoguera para tener protección durante todo el año.

Agua, fuente de salud y fertilidad. Cuando el reloj marca las 00.00 entra en juego el otro elemento indispensable, el agua. A partir de esa hora se le atribuyen propiedades milagrosas. Saltar siete olas de espaldas y pedir un deseo al finalizar es símbolo de desterrar toda energía negativa y las mujeres verán aumentada su fertilidad. Además, es muy típico darse un baño para tener salud el resto del año.

Otro ritual consiste en echar agua en un recipiente, nunca de plástico,  y añadir un poco de sal. Se deja el envase en el exterior toda la noche y durante toda el día siguiente, para que pueda recargarse con las energías de la luna y el sol. Ese agua puede usarse para purificar aquello que desees. También puede añadirse con la sal joyas, piedras o aquello que creas te trae suerte y dejarlo la noche de San Juan a la luz de la luna en ese agua, purificándose.

Tierra y hierbas medicinales
Puedes comprar o mejor salir al campo en busca de hierbas medicinales a medianoche y colgarlas en la ventana de casa para recibir así la bendición de San Juan. ¡Adiós malas vibras!

 

María Lagares

Antik new concept. El espacio de los nuevos creadores

18,00€25,00€
18,00€25,00€
18,00€25,00€