“20th Century Women” ha sido, hasta el momento, la última aparición en la gran pantalla de una de las intérpretes más respetadas y admiradas de Hollywood, Annette Bening. Una actriz de personajes fuertes y temperamentales que esconden una profunda sensibilidad. Alguien que no necesita de premios ni menciones para ser considerada como una de las mejores intérpretes de su generación.

QUIERO SER ACTRIZ

Hija menor de un vendedor de seguros y una cantante ocasional, Annette Francine Bening nació el 29 de mayo de 1958, en Topeka (Kansas), aunque se crió en San Diego, California.

De pequeña, era una niña muy tímida que jamás había pensado en dedicarse a la interpretación. Sus padres nunca mostraron interés por el cine, por lo que aquel, era un mundo prácticamente desconocido para ella. Fue gracias a uno de sus profesores, que llevaba a los alumnos de su clase a representaciones teatrales de obras de Shakespeare, como Bening sintió curiosidad por la actuación y pensó en convertirse en actriz de teatro.

Annette Bening, una joven aspirante a actriz

Finalizados sus estudios de interpretación en la Universidad de San Francisco y en el American Conservatory Theatre, Annette comenzó a desarrollar su carrera teatral. Su calidad la llevó a los escenarios de Nueva York, donde cosechó un gran éxito con “Coastal Disturbances”, obra que le valió una candidatura al premio Tony.

EL SALTO AL CINE

Después de cimentar su trayectoria teatral, la actriz decidió dar sus primeros pasos en el cine. Su oportunidad llegó con la comedia “Dos cuñados desenfrenados”, en la que encarnaba a la esposa de Dan Aykroyd. Después vendría su caracterización de la cruel marquesa de Merteuil en “Valmont”, una nueva adaptación de la novela “Las amistades peligrosas” realizada en esta ocasión por Milos Forman, que pasó desapercibida para el gran público al estrenarse pocos meses después de la afamada película Stephen Frears, que contaba en su reparto con Glenn Close, John Malkovich y Michelle Pfeiffer.

Annette Bening en

El propio Frears, fascinado por la actuación de la actriz en dicho film, la contrató para su siguiente proyecto “Los timadores”. En ella, Bening daba vida a Myra, la amante del protagonista de la historia, Roy Dillon (John Cusack) que intenta, por todos los medios, separarlo de la poderosa influencia materna, papel representado por una enorme Anjelica Huston, Su descarada interpretación consiguió el aplauso unánime de la crítica y supuso su primera candidatura al Oscar.

Y ENTONCES LLEGÓ ÉL

Hasta ese momento, la vida personal de Bening no había dado para muchos titulares y apenas se conocían detalles, salvo su fallido matrimonio junto al coreógrafo J. Steven White,

Todo eso cambió después de finalizar el rodaje de “A propósito de Henry”. Annette fue contratada para participar en “Bugsy”, un film dirigido por Barry Levinson que contaba la vida de Bugy Malone, el gangster fundador de la ciudad de Las Vegas. Fue así como conoció a Warren Beatty, la legendaria estrella protagonista del film. La química fue inmediata, y enseguida comenzaron los rumores sobre un romance entre ambos. La prensa se hizo eco de la noticia y, de la noche a la mañana, Bening se hizo más conocida por su vida afectiva que por sus méritos artísticos.

Annette Bening jusnto a su esposo, Warren Beatty

A pesar de la presión mediática, ambos siguieron adelante apostando por una relación en la que nadie creía, dado el extenso historial amoroso del intérprete de “Bonnie &Clyde”. Sin embargo, ella consiguió lo que nadie había logrado hasta entonces, domar al eterno galán y hacerle pronunciar el “sí, quiero” en una íntima ceremonia celebrada en 1992. Desde ese momento, el matrimonio ha permanecido sólido y en un discreto segundo plano, alejados del amarillismo periodístico.

SU TRAYECTORIA DESDE ENTONCES

Después de compartir plano con Beatty en la mencionada cinta, los ya marido y mujer encontraron en “Un asunto de amor”, el remake del clásico “Tú y yo”, el proyecto perfecto para volver a coincidir en pantalla. Sin embargo, la cinta fue una decepción tanto a nivel artístico como económico, que no pudo salvar ni la presencia de Katherine Hepburn, que participaba en un pequeño papel secundario.

Annette Bening en

Eso no fue impedimento para que si triunfase en otros proyectos como “El presidente y miss Wade”, junto a Michael Douglas, o “American Beauty”, una ácida crítica a la sociedad actual en la que tanto Bening como Kevin Spacey, brillaban con luz propia. La cinta fue todo un éxito y logró ser considerada como la mejor película de 1999, aunque Annette, que estaba nominada en la categoría de mejor actriz principal, no pudo llevarse la estatuilla a casa al ser derrotada por Hilary Swank y su papel de transexual en “Boys don´t cry”.

OTRAS PELÍCULAS DESTACABLES

Otros títulos también relevantes de su filmografía son “Open Range”, un western dirigido y protagonizado por Kevin Costner, “Conociendo a Julia”, película en la que coincidía con Jeremy Irons y por la que volvió a ser candidata al premio de la Academia de Hollywood, o “Recortes De Mi Vida”, al lado de Alec Baldwin.

En 2010 protagonizó, junto a Julianne Moore “Los chicos están bien”, una tragicomedia que describía el cisma familiar que representa para una pareja de mujeres la aparición del donante de esperma con el que concibieron a sus dos hijos. Por este papel, Bening fue nuevamente candidata al Oscar.

Annette Bening y Julianne Moore, en una escena de

En los últimos años, Annette Bening se ha dejado ver títulos como “Nunca Es Tarde”, junto a Al Pacino, “La Excepción a la Regla”, el regreso a la dirección de su marido, Warren Beatty, y la ya comentada “20th Century Women”, en la que ofrece un recital interpretativo dando vida a la rompedora y dedicada madre de un hijo adolescente, durante la década de los 70.

LA ANNETTE QUE NOS ESPERA

A lo largo de los próximos meses, podremos volver a disfrutar de esta talentosa actriz en proyectos como “The Seagull”, “Film Stars Don´t Die in Liverpool” o “Life itself”, proyecto escrito y dirigido por Dan Fogelman en el que las vidas de diferentes personajes se van entrecruzando a lo largo de varias generaciones.

Nuevos proyectos, nuevos títulos que nos permitirán seguir disfrutando del talento interpretativo de esta versátil actriz.

Maximiliano J. Díaz @historiasen35mm