Te llevas sientes cansado, desmotivado, bajo de moral y no sabes por qué ¿Qué está pasando? En estas fechas es habitual que padezcas la común Astenia primaveral, que afecta cada año a más de la mitad de la población. Es más común en mujeres que en hombres, y la mayor frecuencia se aprecia entre los 30-40 años de edad.

Sufrir astenia primaveral no es motivo de preocupación, ya que no es una enfermedad como tal sino un trastorno temporal que se supera con un poco de tiempo sin dificultad. Dura entre 10 o 20 días, depende de la persona, no debe de superar un mes (en ese caso acude a tu médico)

¿Qué la produce?

El cambio de hora que hay en el mes de marzo es el principal causante de este trastorno, aunque no el único; También el aumento de la temperatura. Nuestro cuerpo necesita un periodo de adaptación para todo ello.

La humedad también nos influye, ya que altera unas betaendorfinas que tenemos en el cerebro responsables de nuestro estado de ánimo. A algunas personas les afecta a la baja y de ahí que sufran esos síntomas.

¿Cuales son los síntomas más habituales?

Cansancio, fatiga, falta de apetito, fatiga muscular, dificultad de concentración, irritabilidad, trastornos de sueño, dolor de cabeza, tristeza inexplicable, desmotivación, disminución del deseo sexual, somnolencia diurna y malestar general.

¿Cómo reducir los efectos de la astenia?

Es muy importante tener unos horarios fijos en cuanto a descanso y alimentación, para que el organismo vuelva a encontrar de nuevo su equilibrio.

Nos ayudará el aumentar las horas de descanso, ya que es lo que nos demanda nuestro propio cuerpo; reducir el ritmo.

Hidratación suficiente; debemos de beber al menos dos litros de agua al día para estar bien hidratados.

Adecuar nuestra dieta alimenticia a la nueva estación; durante el invierno se realiza es muy positivo optar por una dieta más hipercalórica para sobrellevar mejor las temperaturas frías. Ahora en primavera y de cara a verano son aconsejables aquellos alimentos que nos aportan más energía, tales como el plátano o los frutos secos, y tomar frutas de temporada como son las fresas o las ciruelas.

Practicar deporte siempre ayuda; al liberar liberar endorfinas (hormonas de la felicidad) liberamos estrés y nos hace sentir más positivos, lo que nos ayuda a mejorar el ánimo y a fomentar un mejor descanso.

Realizar actividades que nos resulten placenteras. La astenia primaveral provoca desmotivación general , por eso conviene combatir la sensación de cansancio y falta de energía a base de actividades que nos resulten placenteras.

Los complementos vitamínicos son el aliado perfecto si tu alimentación flaquea. Por ello, si deseas recurrir a ellos consulta con tu médico. No debes automedicarte.

Además, la primavera es época de alergias, debidas mayoritariamente al polen. Nos encontramos ante una época del año donde las plantas tienden a producirlo con mayor frecuencia y luego lo esparcen a la atmósfera. Dichas alergias se tratan con antiestamínicos fundamentalmente, tu médico te dará lo más oportuno para tu caso.

¿Cómo nos afecta?

  • Picor en los ojos o en la nariz.
  • Moqueo acompañado de congestión nasal.
  • Rinitis.
  • Tos, sobretodo después de haber realizado ejercicio físico.
  • Sensación de ahogo.
  • Enrojecimiento en la piel.
  • Lagrimeo.
  • Molestias a la luz.

 

Antik new concept. El espacio de los nuevos creadores