La pianista (La pianiste, Francia-Austria 2001 )

• Protagonistas: Isabelle Huppert (Erika) Benoîte Magimel (Walter) Annie Girardot (madre de Erika)
• Director: Michael Haneke
• Guión: Michael Haneke
• Duración: 130 min

Este pasado domingo, Isabelle Huppert recibió su primer Globo de Oro por su interpretación en Elle. Así que, estando de plena actualidad, me he atrevido por fin a hablar sobre “La pianista”, magnifica película que en su día me tuvo absolutamente obsesionada debido a la psicología de un personaje tan perturbador como Erika. A día de hoy la interpretación de Huppert, sobre un guión tan brillante como abrumadoramente violento, sigue siendo para mi una de las mejores de los últimos años.

Adaptada de la novela homónima de la escritora Elfriede Jelinek, “La pianista” nos traslada a la vida de Erika, una profesora de piano de mediana edad que vive con su manipuladora y opresora madre. Esta quiere dominar todos los aspectos de la vida de su hija para conseguir así convertirla en lo que ella siempre ha deseado, lo que lleva a que ambas mantengan una relación de amor-odio llena de agresividad y mentiras.

Por un lado, Erika muestra al mundo la imagen de una mujer sobria, con una buena posición social y dedicada a su profesión en cuerpo y alma. Por otro lado, Erika esta obsesionada por el sexo y da rienda suelta a sus fantasías sadomasoquistas en los lugares más sórdidos, llegando incluso a la automutilación para satisfacer sus deseos.

Tras un concierto privado, Erika conoce al joven Walter, un brillante pianista autodidacta que, cautivado por su capacidad artística y la imagen distante y fría de la concertista, hace lo posible para ser su alumno e intentar seducirla.

Haneke nos muestra de manera magistral las diferencias entre ambos protagonistas, cómo cada uno quiere algo muy diferente de lo que el otro es capaz de dar o esta buscando. Mientras Walter busca una relación amorosa con la mujer que le tiene absolutamente obsesionado, Erika solo busca llevar a la practica todas sus fantasías sexuales, convirtiendo a Walter en el ejecutor de practicas sadomasoquistas y violentas que para nada le agradan. Aunque él intenta compartir ese mundo morboso y perturbador que ella busca, es incapaz de satisfacer los deseos de Erika, tan alejados de esa relación convencional que persigue.

El estilo de Haneke, por su dureza, no es del gusto de todo el mundo. Consigue incomodar al espectador poniéndole frente a situaciones dolorosas, violentas o grotescas, que nos revelan la verdadera psicología de sus personajes, presentando todos los matices sin juzgar. Él únicamente muestra.Y es así como es capaz de cautivarnos, de hacernos conectar emocionalmente, para bien o para mal, con esa naturaleza humana muchas veces disfrazada o difuminada en otras películas.

En este caso a Erika en su dicotomía entre la respetabilidad y su grotesca y morbosa obsesión con el sexo que la aleja por completo de lo que significa la intimidad en pareja.

Os dejo con una pieza de Bach que Erika interpreta en el concierto privado donde conoce a Walter.

Patricia Argüelles

Antik new concept. El espacio de los nuevos creadores

 

¡Oferta!
27,95€ 15,90€
Agotado
17,95€
¡Oferta!
¡Oferta!
41,95€ 29,95€