Lost in traslation (2003)

• Protagonistas: Scarlett Johansson (Charlotte) Bill Murray (Bob Harris)
• Director: Sofia Coppola
• Guionista: Sofia Coppola
• Duración: 101 min

Estamos en Tokio, posiblemente una de las ciudades mas apabullantes del mundo, en la que todo son luces y mareas de gente, y que a los occidentales nos sorprende y atrapa a la vez. En este marco transcurre “Lost in traslation”. Sin Tokio no podría existir este film. Es, junto a Charlotte (Scarlett Johansson) y Bob Harris (Bill Murray), otro de los personajes principales.

Charlotte es una joven recién licenciada que acompaña a su marido fotógrafo en un viaje de trabajo por Japón. Aún no sabe a que quiere dedicarse y pasa la mayor parte de los días sola mientras su marido trabaja, paseando por un Tokio que no descansa.

Bob Harris (Bill Murray) es un reconocido actor de Hollywood, ya bien entrado en la madurez, que viaja a Tokio para rodar un anuncio de whiskey, huir de su familia, de la rutina, de su mujer, de sus hijos…

Bob y Charlotte no pueden dormir, se sienten solos y durante una parte importante de la película nada pasa, solo ellos mostrándonos como se comportan en sus respectivas soledades. Pero son dos personajes destinados a conocerse y hacerse compañía. Así que Bob y Charlotte terminan compartiendo su tiempo en Tokio, sus noches sin poder dormir, sus inquietudes, su hastío.

“Lost in traslation” es un drama cargado de humor e ironía o una comedia con matices dramáticos. Es un film donde los dos protagonistas son tan creíbles que ni siquiera importa la diferencia de edad entre ellos. La química existente entre Scarlett Johansson y Bill Murray traspasa la pantalla y sí, nos creemos esa historia de amor que surge y permanece en Tokio, fomentada por la soledad y las frustraciones de dos personajes que, en crisis, se encuentran, se entienden y se acompañan.

Sofia Coppola escribió el guión de “Lost in Translation” pensando en Bill Murray como Bob Harris y así fue. Desempolvó a un actor un poco olvidado y nos cautivo a todos. Scarlett Johansson, que en ese momento no era la estrella de Hollywood actual, completó el que, para mí, sigue siendo su mejor papel, una joven dulce, perdida y un poco snob aprendiendo por dónde quiere dirigir su vida.

Hay momentos divertidos y mágicos: las salidas nocturnas, las carreras por un Tokio abarrotado en la noche, el karaoke, las miradas, la conversación en la cama (puede que el mejor momento de la película), las despedidas, las palabras susurradas al oído…

Os dejo con Bill Murray interpretando en el karaoke “More than these” de Roxy Music, donde las miradas lo dicen todo…

Patricia Argüelles